UN ESTUDIO EUROPEO DETECTA NIVELES ALARMANTES DE CONTAMINANTES EN EL ENTORNO DE LA INCINERADORA DE VALDEMINGÓMEZ

UN ESTUDIO EUROPEO DETECTA NIVELES ALARMANTES DE CONTAMINANTES EN EL ENTORNO DE LA INCINERADORA DE VALDEMINGÓMEZ
Incineradora de Las Lomas, Valdemingómez, Madrid

Se acaban de publicar los resultados de la biomonitorización llevada a cabo en 2021 por la fundación holandesa ToxicoWatch en colaboración con Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA) y coordinado por Zero Waste Europe.

Se trata de una investigación realizada a partir de la biomonitorización de alimentos y vegetación en el entorno de la incineradora de Valdemingómez, que muestran niveles alarmantes de contaminantes peligrosos para la salud de la población y el medio ambiente. De hecho, los niveles de dioxinas en los huevos recogidos en los alrededores de la instalación superan los límites legales establecidos por la Unión Europea.

A lo largo de varias campañas de recogidas de diversas muestras biológicas (agujas de pino, de ciprés de Arizona, huevos de gallina, musgos), en 2021, en el entorno de la incineradora de residuos municipales de Valdemingómez y analizadas por un laboratorio holandés acreditado legalmente, se llevó a cabo por primera vez un proceso de monitorización y estudio de la presencia de sustancias peligrosas emitidas por la incineradora: dioxinas y furanos, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y sustancias per y polifluoroalquiladas PFAS. Esa monitorización continuará en 2022.

Algunas de esas sustancias peligrosas para la salud humana y el medio ambiente tienen límites legales de emisión y se miden esporádicamente en la chimenea en funcionamiento regular, pero no en situaciones transitorias (encendido y apagado de los hornos, paradas por mal funcionamiento, etc). Otras no tienen todavía regulación legal, como las dioxinas bromadas o iodadas, las PFAS y la mayoría de los HAPs.

La biomonitorización no se incluye en las obligaciones de los permisos de las incineradoras. El Plan Estratégico Salud y Medio Ambiente aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez en 2021 establece la biomonitorización humana en el entorno de determinadas áreas industriales emisoras de contaminantes como una de las herramientas para vigilar la relación entre la exposición a los contaminantes y los efectos potenciales en la salud humana. Pero nunca se ha realizado esa biomonitorización humana ni biológica en el área de Valdemingómez.

Los resultados de ToxicoWatch suponen la evidencia de que en el entorno de la incineradora de Valdemingómez se están depositando sustancias enormemente peligrosas para el medio ambiente y la salud humana. Por tanto, las autoridades ambientales y sanitarias deberían adoptar medidas inmediatas dado que las instalaciones son un riesgo para la salud de las personas y para el medio ambiente. Ecologistas en Acción, la FRAVM y GRAMA consideran que los resultados de este trabajo justifica la imperiosa necesidad del cierre de la incineradora de Valdemingómez y un cambio en la gestión de residuos en la ciudad y provincia de Madrid.

Deja una respuesta

Cerrar menú